Viajamos rumbo a Tragacete para visitar el nacimiento Del Río Júcar y encontramos un paseo precioso.

Es un sendero botánico corto perfecto para un paseo con niños y apto para cualquier público.



Nos llamó la atención esta bella mariposa que se camuflaba en las flores de endrino. Resulta que el endrino flora antes de que broten sus hojas todo esto viene explicado en los carteles a lo largo del sendero. Las cascadas y el río rodeado de vegetación hacen que este sea un buen destino.

La gran cascada y el viejo molino que da nombre al sendero son el final del camino y un buen lugar para tomar un tentempié.